960x200.jpg CODICEMICH_960x200.PNG banners_Bosques_Codecemich_960x200.jpg banners_expo la piedad_960x200.jpg

Jesús Vargas*

En junio de 1999, Julio Scherer y Carlos Monsiváis publicaron un ensayo dedicado al movimiento estudiantil de 1968, Parte de guerra. Meses después, Carlos Montemayor publicó Rehacer la historia, pequeño libro en que analizó meticulosamente cada uno de los documentos publicados por Scherer, así como otros que el gobierno de Estados Unidos había desclasificado dos años antes.

Con ese material demostró la participación del Estado Mayor Presidencial en la preparación y ejecución de la masacre del 2 de octubre; por fin se contaba con una versión objetiva respecto de lo que realmente había ocurrido ese día y se derrumbaban de golpe las mentiras que gobierno y prensa habían difundido.

En la primera página Carlos escribió: Muchas de las masacres que los mexicanos conocimos a lo largo del siglo XX fueron perpetradas contra pueblos indígenas, comunidades campesinas o militantes políticos de oposición. La masacre del 2 de octubre de 1968, abatió a jóvenes estudiantes. Ese día, hacia las seis de la tarde, el Ejército se propuso disolver un mitin que los estudiantes celebraban después de varios meses de lucha pacífica. Súbitamente, diversos francotiradores apostados en los edificios de la plaza de Tlatelolco, dispararon contra la multitud y luego contra los soldados que comenzaban a ocupar la plaza. Desde esa tarde, y durante muchos años, las autoridades militares y civiles afirmaron que los francotiradores eran estudiantes.

El general Marcelino García Barragán supo que los francotiradores apostados en varios edificios que rodeaban la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco no eran estudiantes, sino oficiales del Estado Mayor Presidencial. Lo supo de manera inesperada y por el conducto más oficial posible: el general Luis Gutiérrez Oropeza mismo, en ese momento jefe del Estado Mayor Presidencial.

A las 19:30 de esa noche el secretario de la Defensa ordenó al general Crisóforo Mazón Pineda registrar los edificios donde había francotiradores. Quince minutos después, el general Gutiérrez Oropeza llamó al secretario de la Defensa para explicarle que había apostado en varios departamentos a oficiales del Estado Mayor Presidencial armados con metralletas para apoyar al Ejército.

En febrero de 2010 Carlos Montemayor concluyó su libro La violencia de Estado en México, antes y después de 1968, donde profundiza en el tema del 2 de octubre, mencionando otros casos para demostrar la existencia de una lógica del Estado en la represión violenta de los movimientos sociales: el ataque a los copreros en Atoyac, Guerrero, el 18 de mayo de 1967; la masacre del 10 de junio de 1971; la matanza de Acteal el 22 de diciembre de 1997.

El libro empezó a circular poco ­después de la muerte de Carlos y ­seguramente se agotó, porque dos meses después se hizo la primera ­reimpresión, aunque extrañamente ya no apareció en las librerías. Han transcurrido ocho años desde su publicación; sin embargo, seguimos ignorando y desestimando las claves que Montemayor aportó sobre la masacre.

Este libro póstumo representa la suma de un proceso de reflexión derivado del compromiso intelectual que primero lo condujo a escribir la portentosa obra La guerra en el paraíso y en los años siguientes: Las armas del alba, La fuga y Las mujeres del alba.

Carlos también elaboró un análisis profundo del levantamiento armado de 1994 en Chiapas; en este sentido tuvo el mérito de ser el primer articulista de La Jornada que fijó posición sobre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Al cumplirse los 71 años del nacimiento de Carlos Montemayor y a medio siglo de la gesta juvenil de 1968, es oportuno y necesario conocer lo que él escribió respecto de la masacre del 2 de octubre, uno de los secretos más grandes del gobierno despótico de Gustavo Díaz Ordaz.

El Colectivo Memoria en Movimiento, Brigadistas Politécnicos del 68, sostiene que la obra de Carlos Montemayor La violencia de Estado en México: antes y después de 1968, presenta las claves de la masacre de Tlaltelolco, y considera que su trabajo de investigación debe difundirse. Con ese objetivo ha elaborado una edición parcial de este libro con el título Díaz Ordaz y la masacre del 2 de octubre, donde se aborda también la organización de la violencia de Estado el 10 de junio de 1971.

Para presentar este libro y recordar a Montemayor, quien este 13 de junio cumpliría 71 años, se ha preparado una mesa de análisis el próximo lunes 18 de junio a las 18 horas, en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

Jose María Carmona

  • A PUNTO DE FALLECER EL TLCAN

     

    chema José María Carmona

    Las relaciones económicas y financieras entre Estados Unidos y México son complejas a partir de la llegada de Donald Trump a la presidencia del país del

    Leer mas
  • LOS TRABAJADORES UNIVERSITARIOS NICOLAITAS: NI MAFIOSOS, NI DEPREDADORES

    chema José María Carmona

    La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo cumple una importante función social no solo en el terreno de la educación media superior y superior en la

    Leer mas
  • EL MENSAJERO DE LA CASA CHIHUAHUA EN MICHOCAN

    chema José María Carmona

    Hasta la casa de gobierno llego el mensajero de la casa de transición de la calle Chihuahua de la colonia Roma de la Ciudad de México, el

    Leer mas
  • LOS METODOS CUANTITATIVOS EN EL ANALISIS ECONOMICO

    chema José María Carmona

    Esta entrega para el lector puede ser de poco interés, pero no es así, ya que se refiere a la utilización de los métodos cuantitativos en el

    Leer mas
  • 1

Poster Cartel 2017 2

Noticiero Respuesta (13:00 a 15:00)

Blog de Jose Maria Carmona

chema

 

 

Visitantes

7423602
Hoy
Ayer
Esta semana
Semana pasada
Este mes
Mes pasado
Todo
6784
8860
15644
3661447
117229
178094
7423602
Tu IP: 54.80.188.87
2018-10-15 05:15

Colaboradores Invitados..

  • 1

Economía..

  • 1

Informe Financiero Semanal..

  • 1